Cómo escoger tu cámara réflex

publicado en: Fotografía, Sin categoría | 0

Si queremos adentrarnos en el mundo de la fotografía, una buena opción es adquirir una cámara réflex para obtener unos resultados inmejorables. Aparte, aunque nos parezcan artilugios complicados de manejar, ya existen en el mercado infinidad de modelos cuyo funcionamiento es cada vez más sencillo. Una vez entendamos qué características son importantes a la hora de hacernos con una de ellas, podremos consultar cúales son las mejores camaras compactas para comparar prestaciones y precios entre ellas, y así quedarnos con la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Una cámara réflex es una cámara fotográfica normal que posee la particularidad especial de que podemos ver directamente lo que vamos a fotografiar mediante un visor óptico que no posee ninguna clase de error. En la cámara réflex, la luz entra por el objetivo, que es una lente, y la imagen se refleja en un espejo (este fenómeno de reflejo es el que da el nombre de “réflex”) llegando al visor.

Gracias a la calidad de estas cámaras podemos obtener fotografías de gran precisión con una resolución alta, en parte debido a que el reparto de la luz que efectúan las lentes, consigue extraordinarios resultados. Existen dos clases de cámaras réflex, las SRL (Single Lens Reflex – Réflex de una lente) o de un objetivo, y las TLR (Twin Lens Reflex – Réflex de objetivos gemelos) de dos objetivos.

camara reflex canon

Vamos a repasar las diferentes características a tener en cuenta a la hora de comprar una cámara réflex:

El sensor

El sensor es una de las partes más importantes de la cámara, ya que es el mecanismo encargado de capturar la luz. En este aspecto, lo primordial es su tamaño, ya que cuanto más grande sea, más información podrá recoger y más calidad tendrá la foto. Casi todas las cámaras réflex poseen un sensor APS-C (Advanced Photo System type-C – Sistema Avanzado de fotografía tipo C), aunque a día de hoy encontramos cámaras a la venta que ya integran un sensor más grande y que antes estaba destinado más a los profesionales (el famoso full-frame de 35mm.)

Los megapíxeles

Con esta característica estamos más familiarizados porque es uno de los datos que solemos ver más aireado desde que aparecieron las cámaras digitales, como las que incorporan los móviles. Los megapíxeles son los componentes sensibles a la luz que constituyen el sensor y están vinculados a la resolución de la fotografía. Por regla general, cuanto más megapíxeles posea el sensor, la imagen conseguirá una mayor resolución y por ende, habrá más detalles en la captura. Aun así cabe puntualizar que los megapíxeles tienen que ser apreciados dependiendo del tamaño del sensor, ya que en la calidad de la fotografía no intervienen sólo los megapíxeles, como suelen hacernos creer. Si tomamos dos cámaras que tengan el mismo número de megapíxeles, pero su tamaño de sensor es diferente, comprobaremos que no poseen la misma resolución. La cámara que posea un sensor más grande, a su vez tendrá una mayor superficie por píxel, consiguiendo una mejor calidad y sensibilidad, a diferencia de la cámara con un sensor más pequeño, que tendrá una superficie más limitada y con ello igualmente su calidad y sensibilidad.

El disparo en formato RAW

Para los principiantes en el mundo de la fotografía, el formato RAW será una característica desconocida. Al igual que un JPEG, GIF o PNG, la configuración RAW es un formato de imagen, aunque en este caso es el negativo de la imagen digital y por ello es una fotografía sin revelar que posee toda la información que el sensor captó en el momento de la exposición. Este formato es ideal, ya que nos proporciona más opciones cuando editamos la imagen posteriormente.

El ISO

Esta propiedad de la cámara es la sensibilidad que posee el sensor a la luz. Cuanto mayor sea el valor ISO de la cámara (ej. 3200), mejor podrá efectuar las fotografía con poca luz, pero si posee un valor bajo (ej. 100), podremos captar las imágenes con la luz precisa. Si el espectro ISO es extenso, nos permitirá tener más opciones cuando tengamos que realizar fotografías con condiciones de luz adversas. Aun así cabe destacar que un ISO alto genera algo de ruido en las fotografías y debe emplearse con moderación.

El Visor

El visor de una camara reflex es el encargado de que podamos ver una vista previa de la imagen antes de tomar la foto con el disparador. Existen dos clases de visores: el óptico y el electrónico. En el óptico observamos lo que vamos a captar por el objetivo de la cámara mediante un mecanismo de espejos que reflectan la imagen; en el visor electrónico vemos la imagen mediante una pantalla LCD u OLED. Cuando vayamos a adquirir una cámara, es mejor que probemos las dos clases de visores para comprobar con cuál estamos más cómodos, ya que trabajaremos con ellos constantemente al tomar las fotos.

El control manual

Una de las ventajas de las cámaras réflex es que podemos controlarlas manualmente, pudiendo de esa forma cambiar sus parámetros. Con esto conseguimos un mejor control en el resultado final al tomar la imagen. Aparte, estos controles posibilitan que saquemos nuestro lado más creativo. Algunas de las configuraciones más significativas son la velocidad de obturación, el diafragma o las diferentes clases con las que se mide la luz. En este último parámetro es primordial que la medición sea puntual, ya que consigue que calculemos la luz de cualquier zona de la escena que vayamos a captar.

Los sistemas de exposición

La exposición, para que lo entendamos, es la cantidad de luz que llega al sensor cuando estamos tomando una fotografía, y si queremos tener el control sobre ella, podemos hacerlo a través de dos configuraciones: el diafragma y la velocidad de obturación. Dependiendo del control que poseamos sobre ellos, conseguiremos cuatro sistemas de exposición:

– Automática (P): en este modo la cámara es la encargada de supervisar los dos parámetros.
– Con prioridad de apertura (A): con esta modalidad somos nosotros quienes controlamos el diafragma, mientras que la cámara se encarga de fijar la velocidad de obturación.
– Con prioridad de obturación (S): en este caso somos nosotros quienes controlamos la velocidad de obturación, mientras que la cámara se ocupa de la apertura del diafragma.
– Manual (M): somos nosotros quienes supervisamos los dos parámetros.

Los sistemas de disparo

Los sistemas de disparo que suelen integrar las cámaras réflex son generalmente tres: disparo único, que es el más común y al que estamos más acostumbrados, ya que se realiza una toma por disparo; modo ráfaga, que nos sirve para tomar varias imágenes de un disparo en un corto espacio de tiempo; y modo retardo o con temporizador, que ejecuta un disparo pasado el tiempo que determinemos.

Los objetivos

El objetivo de una cámara réflex es una parte vital, ya que es el encargado de crear la imagen que capte el sensor. Generalmente, las combinaciones de cámara y objetivo tienden a llevar un objetivo algo esencial, aunque es bastante útil si somos principiantes con nuestra primera cámara réflex. Para saber si un objetivo es bueno, debemos comprobar el parámetro de luminosidad, que suele estar determinado por el valor f. Si el valor f es bajo, habrá más luz entrando al sensor y requeriremos menos luz para tomar la imagen. Por ello esta clase de objetivos son más caros. También habrá que comprobar el rango focal, que podemos explicar como la posición mínima y máxima del zoom, cuyo valor se expresa en mm. Otra propiedad interesante es que los objetivos posean estabilizador de imagen, ya que nos sirve para corregir las posibles vibraciones de la cámara. Terminando, cabe comentar que hay objetivos de focal fijos (no poseen rango focal), los cuales permiten mejores resultados que los que poseen zoom, aunque se aconsejan a fotógrafos más expertos.

Grabación de vídeo

Ahora cada vez es más corriente comprobar que las cámaras réflex permiten grabar vídeos en alta definición. Puede ser algo muy útil para acompañar nuestras fotografías con una secuencia en vídeo de las escenas que hemos capturado. Debido a que esta tecnología cada vez se está extendiendo más y de forma más asequible, la calidad de las imágenes va aumentando a la par.

La marca de la cámara

Las marcas de cámaras más famosas no son un secreto para todos, ya que Canon y Nikon son estandartes de la fotografía desde hace muchas décadas. Escoger entre estas dos firmas es algo complejo, ya que ambas casas confeccionan cámaras réflex de extraordinaria calidad. La mayoría de sus cámaras integran infinidad de características muy útiles, aunque sus diferencias mínimas pueden ser las que nos hagan inclinarnos por una u otra cámara, dependiendo de ciertos requerimientos específicos que tengamos. Otras marcas como Sony o Pentax igualmente ofrecen cámaras muy buenas. Lo que hay que tener en cuenta a la hora de decantarnos por una marca u otra es que en el futuro estaremos atados a sus productos y accesorios relacionados, que seguramente sólo serán compatibles con su marca. Aun así podemos encontrar marcas como Sigma o Tamron que poseen objetivos compatibles con cámaras Canon y Nikon, pero a precios más asequibles.

La antigüedad de modelo de la cámara

Cuando vayamos a adquirir nuestra cámara réflex, hay que fijarse en la antigüedad del modelo. Esto es debido a que los modelos más actuales poseen algunas mejoras que los modelos anteriores no traen, pero también debemos mirar el precio. Las novedades suelen ser más caras, y los cambios no son sustanciales, por lo que a veces más vale quedarse con un modelo que tenga dos o tres años y nos salga a buen precio, que lanzarse a pagar una barbaridad por un ultimísimo modelo.

Precio

Esta característica es de las más obvias, ya que poseyendo dinero, podemos tener la mejor cámara sin problema, pero generalmente tenemos que cuidar nuestro bolsillo. Para escoger la cámara más adecuada, aparte del presupuesto máximo que podemos gastar, debemos conocer nuestros requerimientos y saber el uso que le vamos a dar. También es importante, en caso de ser noveles en este campo, que nuestra cámara no sea excesivamente cara, ya que es probable que no le sepamos sacar el máximo provecho.

Y estas son en general las características que debemos tener en cuenta llegado el momento de hacernos con una cámara réflex; esperamos que os sirva de ayuda en la elección final y que acertéis con vuestra decisión.

camara reflex nikon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.